lunes, 20 de abril de 2015

Papel y tinta

Un post con muchas ideas!

No sé si os ha pasado alguna vez que descubrís una técnica o un material nuevo y no podéis parar de imaginar proyectos con ellos, como si no hubiera más cosas con las que crear algo. A mi me pasó este mes con la tipografía, me obsesioné en aprender distintas caligrafías y formas de hacer lettering a mano, y si eran con pincel y acuarelas, mejor.


Así que dada esta obsesión, la mayoría de proyectos que hice estuvieron relacionados de algún modo con el papel y la tinta, ya fueran postales, libros o simples bocetos en mi sketchbook. También opté por una paleta de colores mucho más viva, supongo que el calor primaveral me afectó y tuve un ataque de colores pastel que poco tiene que ver con trabajos anteriores.

Empezaré enseñando un mini álbum inspirado en el Snail Mail, esta iniciativa que últimamente está tan de moda de mandar correo ordinario, como hacíamos todos antes del email. Juntando el handmade y la pasión por el papel, mucha gente está mandando sus pequeñas obras de arte por correo. Me encantaría tener un penpal con quien mandarme cosas, pero me temo que nunca llegarían por el mal funcionamiento de correos en este país...(suspiro).

Durante unos días nostálgicos que tuve decidí mandarme postales 

bonitas y en tonos vivos para alegrarme un poco el día. 


La idea era la de darme ánimos a mi misma, un poco absurdo, pero práctico para dejar de darle vueltas a las cosas cuando se esta agobiada. Cada cuál con sus manías, ¿no?





Una vez terminé este happy mail-art journal-álbum, me di cuenta de que en pocos días había abarrotado infinitamente mi espacio de trabajo, así que ideé un sistema para ordenar, ni que fuera los papeles y las libretas. (Como persona barroca que soy, tiendo a acumular tonterías, mis amigos lo entenderán). Con una caja de cereales visualicé un pequeño atril para colocar papeles, así que con un poco de pintura azul, papel floreado y la caja cortada al bies lo monté en un par de horas:



Tuve suerte por que esa semana, después de esperar unos 40 días, me llegó un libro que pedí en Book Depository y por el cuál me habían jurado un envío en 15 días (ja! Inocentes...). Solo os anticipo que el libro en cuestión... ¡es una pasada! Un pequeño manual para Zinesters y comiqueros maquetado a través de dibujos a mano escaneados. Love it! El libro me llenó de ideas e inspiración, así que os lo recomiendo muy mucho: tiene desde tutoriales de encuadernación a ideas para dibujar tu vida en cómic. Un 10.


Así que, como os podéis imaginar, tardé cero coma en hacer un mini zine uniendo todo lo que me estaba inspirando este mes: la tinta y el lettering.



Para terminar, os enseño mis prácticas de caligrafía, más que nada para que veáis que practicando se llega a alguna parte, y que con un poco de ganas todos podemos hacer proyectos muy chulos. Sé que algunos diréis 'Oh, es que no tengo material!', pero sin excusas, todo esto lo escribí con simples rotuladores negros (muy buenos los de Ikea, por cierto), y bolígrafos de gel. Ala, intentadlo, hará que vuestros trabajos a mano mejoren mucho!


Espero (y deseo) que con alguna de estas ideas os haya entrado el gusanillo de crear algo bonito con vuestras manitas, de hacer postales para vuestra madre o pasaros el rato ensuciando y haciendo el mal. 

Seguiremos en contacto, siempre con novedades en este blog licesburiano,

bye!